AlemaniaTour • la leyenda del Mummelsee
La leyenda del Mummelsee

Según la leyenda el lago recibió su nombre de las pequeñas nereidas, llamadas Mümmeln, que vivían en el fondo del lago en un palacio de cristal, circundado de bellos jardines. Cada día subían ellas a la superficie del agua oscura para bailar al son de sus instrumentos o corrían al valle para apoyar a las mujeres de los campesinos y leñadores en su duro trabajo.

Por la noche debían estar en su palacio en el fondo del lago, tan pronto aparecían las estrellas en el firmamento. Así como lo ordenaba el rey. Pero una de las más lindas señoritas del lago se había enamorado de un joven del pueblo de Seebach.

En la próxima kermesse, las Mümmeln vinieron al valle a bailar en la taberna y cuando empezó a oscurecer, todas las nereidas retornaron al palacio de cristal. Solamente la Mümmlein, quien se había enamorado de un mozo de la aldea no podía acabar de bailar. Una danza más ...   y otra más ...   y otra más ...  y otra más ...

Hasta que el campanario tocó diez veces. En este momento la Mümmlein y su amante se hicieron cargo de su inconsideración y ambos corrieron de prisa arriba del monte hacia el lago. Llegando a las orillas, la señorita le dijo con voz triste: Posiblemente no nos veremos nunca más, porque debere morir. Espera un poco aquí. Si subiese sangre de la superficie del lago, habré perdido mi vida. Ella prendió una varita de mimbre y tocó tres veces al agua, que se dividió. Apareciendo una escalera de mármol blanco en la que pudo bajar a su palacio de cristal.

Era una noche muy oscura y ninguna onda se movía. De imprevisto, una pequeñita nube subió desde el fondo del lago. Era la sangre de la pobrecita, que tuvo que morir por su amor.